Causas de la Segunda Guerra Mundial

Las causas que provocaron el conflicto fueron de diversa índole. Entre ellas cabe destacar la misma Paz de Versalles, impuesta a Alemania por los vencedores de la Gran Guerra. A lo largo de la década de los treinta Hitler denunciaría el humillante trato prodigado a su país, privado de un ejercito propio y de ejercer el papel de potencia internacional. Las inmensas  indemnizaciones fueron otro problema que lastraba la economía germana. Italia tampoco quedo satisfecha con las condiciones de la paz. A partir de 1918 Mussolini demandaría para ella el papel de gran potencia,  al tiempo que la satisfacción de sus intereses territoriales en el continente africano y los Balcanes.

causas-segunda-guerra-mundial

Causas de la segunda guerra mundial

EL TRATADO DE VERSALLES

La Paz de Versalles de 1919 se redacto a media de los intereses de los vencedores (Francia, Reino Unido, Estados Unidos e Italia). Implicó para Alemania importantes pérdidas territoriales, fundamentalmente a favor de Francia (Alsacia y Lorena) y Polonia con Prusia oriental y Silesia. El Imperio Astrohúngaro fue obtenido por Italia, y los territorios de Trieste, Istria, Trentino, Alto Adigio y varias islas de Dalmacia, tampoco estaba satisfecha con las condiciones de paz. A partir de 1918, Mussolini denunciaría el tratado a través de su agresiva retorica.

El imperio Austro-Húngaro desapareció como tal. Austria quedo reducida a un pequeño estado de lengua  germana, al que se le prohibía la unión con Alemania.

Rusia hubo de admitir en 1918 la independencia de las republicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania. Deseaba recuperarlas.

Francia adopto una política revanchista contra Alemania que no ayudaba en nada a aliviar las tensiones acumuladas.

tratado-de-versalles

Foto. Llody George (Reino Unido), Orlando (Italia), Clemenceau (Francia) y Wilson (USA) en Versalles. Enero de 1919

LA CRISIS DE 1929

La depresión económica internacional gestada tras la crisis de 1929, mino profundamente el prestigio del capitalismo liberal. La estrecha interdependencia entre las economías germana y americana, ayudo a que la crisis se trasladara rápidamente a Alemania. El desplome de la producción industrial, la ruina de los bancos y el crecimiento del desempleo, contribuyeron a gestar un ambiente de hostilidad hacia los gobiernos de la Republica de Weimar. Esta situación fue hábilmente aprovechada por Hitler, quien asumió el poder en 1933. Su gobierno opto por el intervencionismo del Estado, la planificación y el empeño en sacar adelante un ambicioso programa de rearme.

Para combatir la crisis, Mussolini se decanto por el proteccionismo y la concentración industrial en grandes corporaciones estatales. Desarrolló así mismo una política exterior destinada a dotar a Italia de su propio espacio-económico. La Depresión de los Treinta golpeo con especial virulencia a Japón. Sus tradicionales clientes (fundamentalmente USA) impusieron barreras aduaneras a sus exportaciones. Para los lideres nipones se convirtió en asunto vital la creación de un fuerte imperio del que poder extraer materias primas, a la vez que asegurase un mercado para sus productos industriales. A sus ojos, China constituía el lugar perfecto.

crisis-1929

La crisis de 1929

EL ASCENSO DE LOS FASCISMOS

Hitler había planificado la creación de un fuerte estado de base racial, el  III Reich. Para instaurarlo necesitaba un potente ejercito y la anexión de territorios que permitiesen cubrir las necesidades demográficas y económicas de la “Gran Alemania”. Para ello debía sacudirse las limitaciones impuestas por el Tratado de Versalles. Mussolini alentó también una política expansionista. Fruto de ella fue la invasión de Abisinia en 1935.

Japón, aun si poseer exactamente un régimen fascista, adopto una postura profundamente autoritaria y militarista. Sus gobernantes perseguían la creación de un imperio hegemónico en Asia. Saltándose todas las normas internacionales, en 1931 invadió Manchuria: allí creo el estado de Manchuko. Los intereses de Japón pronto chocaron con los de Estados Unidos.

ascenso-fasicismos

El ascenso de los fascismos

LA DEBILIDAD DE LAS DEMOCRACIAS

La Primera Guerra Mundial y, más tarde la crisis de 1929, colocaron a las potencias democráticas europeas en una situación de extremada debilidad. Los Estados Unidos, golpeados por la crisis, optaron por aislarse y desarrollar una política de neutralidad. La ocasión fue aprovechada por la potencias autoritarias (Alemania, Italia y Japón) para reivindicar concesiones territoriales. En la practica significaba la muerte de los acuerdos suscritos en 1919.

Frente a esa actitud, Reino Unido y Francia adoptaron una política de “Apaciguamiento” (“Appeasement”) que alcanzo sus cotas mas altas durante la Conferencia de Múnich en 1938. En ella se acordó la anexión de la región de los Sudetes por Alemania, a costa de Checoslovaquia.

LA POLÍTICA DE PACTOS

Durante la segunda mitad de los años treinta, se configuraron una serie de alianzas, concretadas en diversos pactos. Destacaron los siguientes: la creación del Eje Roma-Berlín(1936): el Pacto Anti komintern (1936) suscrito entre Alemania y Japón: el Pacto de Acero entre Italia y Alemania (1939): el Pacto de No agresión entre la URSS y Alemania (1939); y el Pacto Tripartito firmado por Alemania, Japón e Italia (1940).

La reacción de las grandes potencias occidentales a esos acuerdos fue vacilante y tibia. Francia, que no contó con el apoyo del Reino Unido, renuncio a tomar cualquier iniciativa que hubiese podido amenazar la precaria paz.

politica-de-pactos

Politica de pactos


Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software